Fraude del Derecho Civil: Franquicias.

Nota: Un ciudadano, persona, nombre legal, nombre en mayusculas (Capitis Diminutio Maxima) etc… es una franquicia del Estado, por tanto como franquicia del Estado, has de tener juicio con la matriz. Este articulo viene directamente del ingles americano, pero parte de dicha info puede usarse en castellano, tambien he puesto una referencia al final a un diccionario legal en castellano.

Black’s Law Dictionary, cuarta edición, pp. 786-787

    FRANQUICIA. Un privilegio especial conferida por el gobierno en la persona física o moral y que no pertenece a los ciudadanos de país en general del derecho común. Elliott v. Ciudad de Eugene, O 135. 108, 294 P. 358, 360. En Inglaterra se define como un privilegio real en manos de un sujeto.

Un “franquicia”, tal como se utiliza por Blackstone en la definición quo warranto, (3 Com. 262 [4º Am. Ed.] 322), se refería a un privilegio real o rama de la prerrogativa del rey que subsiste en las manos del sujeto, y debe surgir de concesión del rey, ni se hace por prescripción, pero hoy en día entendemos una franquicia que haber algún privilegio especial conferida por el gobierno a una persona, natural o artificial, que no es disfrutado por los ciudadanos en general. Estado v. Fernández, 106 Fla. 779, 143 So. 638, 639, 86 A.L.R. 240.

En este país de una franquicia es un privilegio o inmunidad de carácter público, que no puede ser ejercido legalmente sin permiso legislativo. Para ser una corporación es una franquicia. Los diversos atribuidas a las empresas son franquicias. La ejecución de una póliza de seguro por una compañía de seguros [por ejemplo, Seguro Social / Seguridad Socialista], y la emisión de un billete de banco por un banco constituido [tales como la Reserva Federal NOTA], son franquicias. La gente v. Utica Ins. Co .. 15 Johns., N. Y., 387, 8 Am.Dec. 243. Pero no abraza la propiedad adquirida por el ejercicio de la franquicia. Bridgeport v. New York & Co. N. H. R., 36 Conn. 255, 4 Arn.Rep. 63. Tampoco implica interés en terrenos adquiridos por concesionario. Whitbeck v. Funk, 140 O. 70, 12 P.2d 1019, 1020. En un sentido popular, los derechos políticos de los sujetos y ciudadanos son franquicias, tales como el derecho al sufragio. . Etc. Pierce v Emery, 32 N.H. 484; Estado v. Negro Diamante Co., 97 Ohio St. 24, 119 N. E. 195, 199, L.R.A.l918E, 352.

Derecho al voto. El derecho de sufragio: derecho o privilegio de votar en las elecciones públicas.

Franquicia exclusiva. Ver Privilegio exclusivo o una franquicia.

General y Especial. La carta de una empresa es su franquicia “general”, mientras que una franquicia de “especial” consiste en ninguno de los derechos otorgados por el público a utilizar la propiedad para un uso público, pero, con el beneficio privado. Señor. V Equitable Life Assur. Soc., 194 N. Y. 212, 81 N. E. 443, 22 L.R.A., N.S., 420.

Franquicia Personal. Una franquicia de la existencia corporativa, o uno que autoriza a la formación y existencia de una sociedad, a veces se llama una franquicia de “personal”. a diferencia de una franquicia de “propiedad”, que autoriza una corporación así formada para aplicar su pertenencia a alguna empresa en particular o ejercer algún privilegio especial en su empleo, como, por ejemplo, para construir y operar un ferrocarril. Ver Sandham v. Nye, 9 Misc.ReP. 541, 30 N.Y.S. 552.

Las franquicias secundarias. La franquicia de la existencia corporativa de ser llamado a veces la franquicia de “primaria” de una corporación, sus franquicias “secundarios” son los derechos, privilegios o concesiones especiales y peculiares que puede, recibir en virtud de sus estatutos o de una corporación municipal, como el derecho de uso de la vía pública, los peajes exactas, recogen las tarifas, etc. Estado v Topeka Water Co., Kan 61 547, 60 337 p..; Virginia Canon Toll Road Co. v. Personas, 22 Colo. 429, P. 398 45 37 L.R.A. 711. Las franquicias de una corporación son divisibles en (1) franquicias corporativas o generales; y (2) “franquicias especiales o secundarios. El primero es la franquicia de existir como una corporación, mientras que los segundos son ciertos derechos y privilegios conferidos a las empresas existentes. Golfo Refining Co. v. Cleveland Trust Co., 166 señorita. 759, 108 So. 158, 160.

Franquiciado especial. Ver franquicias secundarias, supra.

[Blacks Law Dictionary, 4ª edición, pp. 786-787]

Licencia de Impuestos Internos de 1866

¿Un león o tigre cambian sus rayas?

Esto podría ser una licencia de licor o armas de fuego … pero las palabras genéricas “ejercer la actividad u ocupación” de este 1866 de Impuestos Internos oso Licencia golpear a la generalidad de palabras genéricas “comercio o negocio” de la presente estafa IRS.

Observe el acto de proporcionar “Impuestos Internos para apoyar al gobierno …”

Observe esta licencia es muy temprano para Washington DC.

[Comentario: Cada vez que uno ve Estados Unidos en la ley o forma de gobierno, por lo general se aplica sólo para las zonas legislación exclusiva.]

http://memory.loc.gov/cgi-bin/query/r?ammem/rbpe:@field(DOCID+@lit(rbpe20506800))

 

IR License

 

Texto:

[Por autorización de los Estados Unidos. la licencia de rentas internas … Colección distrito en el Distrito de Columbia. [Washington, D. C. 1869].

Los casos de Patentes, 72 EE.UU. 462, 18 L.Ed. 497, 5 Wall. 462, 2 A.F.T.R. 2224 (1866)

“Por lo tanto, el Congreso tiene poder para regular el comercio con las naciones extranjeras, entre los diferentes Estados y con las tribus indias, pueden, sin duda, prever la concesión de licencias de cabotaje, licencias de los pilotos, las licencias para comerciar con los indios, y cualquier otra licencias necesarias o apropiadas para el ejercicio de ese grande y extensa de energía;. y la misma observación es aplicable a cualquier otro poder del Congreso, con el ejercicio de los cuales la concesión de licencias puede ser incidente Todas estas licencias confieren autoridad y dan derecho a la el titular de la licencia. Pero muy diferentes consideraciones se aplican al comercio interior o el comercio interno de los Estados. Durante este comercio y el comercio Congreso no tiene poder de regulación ni ningún control directo. este poder pertenece exclusivamente a los Estados. no hay interferencia por el Congreso con el negocio de los ciudadanos intercambiados dentro de un Estado está garantizado por la Constitución, sino en tanto que sea estrictamente incidental al ejercicio de facultades claramente reconocida al legislador. El derecho de autorizar [por ejemplo, “Licencia”] un negocio dentro de un Estado es claramente repugnante a la competencia exclusiva del Estado sobre el mismo tema. Es cierto que el poder del Congreso para el impuesto es una muy extensa de energía. Se da en la Constitución, con una sola excepción y sólo dos calificaciones. El Congreso no puede gravar las exportaciones, y se debe imponer impuestos directos por la regla de reparto, y los impuestos indirectos por la regla de la uniformidad. Por lo tanto limitada, y por tanto sólo, que llega a todos los sujetos, y puede ser ejercido a discreción. Sin embargo, llega a los sujetos solamente existentes. El Congreso no puede autorizar [por ejemplo, LICENCIA] un comercio o negocio dentro de un Estado con el fin de GRAVARÁ”.

[Licencia casos de impuestos, EE.UU. 72 462, 18 L.Ed. 497, 5 Wall. 462, 2 A.F.T.R. 2224 (1866)]

En PDF re Meador, 1 Abb.U.S. 317, 16 F.Cas. 1294, D.C.Ga. (1869)

“Y aquí un pensamiento sugiere en sí. A medida que el Meadors, posteriormente a la aprobación de esta ley de 20 de julio de 1868, solicitado y obtenido del gobierno de una licencia o permiso para ocuparse de las labores de tabaco, tabaco y cigarros, me siento inclinado a ser de la opinión de que son, por este su propio acto voluntario, excluidos de asaltar la constitucionalidad de esta ley, o de otra manera controvertir la misma. Para la concesión de una licencia o permiso, el rendimiento de un privilegio, y en particular su aceptación por la Meadors, era un contrato, en el que se da a entender que las disposiciones del estatuto que regían, o tiene repercusión alguna en sus negocios, y todas las demás leyes aprobadas con anterioridad, que estaban en pari materia con estas disposiciones, debe ser reconocido y obedecido por ellos. Cuando los Meadors buscaron y aceptaron el privilegio, la ley fue delante de ellos. y ahora pueden impugnar su constitucionalidad o negarse a cumplir sus disposiciones y estipulaciones, y así eximirse de las consecuencias de sus propios actos?

Estas leyes de ingresos o impuestos internos se caracterizan por ser no sólo repugnante a la constitución, sino también excesivamente oneroso. Con la atención más minutos examiné las porciones de los actos el 13 de julio de 1866 y 20 de julio de 1868, presentado por mi cuenta; y cuidadosamente tratado de determinar * 1300 si estaban en conflicto con cualquiera de las disposiciones de la Constitución. Mi conclusión sobre esta cuestión se ha expresado. No estoy de acuerdo con el abogado, que estas leyes son excesivamente onerosas. Pero incluso si lo son, es más, incluso si son de opresión, y se emplean modos injustos para su cumplimiento, el remedio está en el Congreso, y no con el poder judicial. Mediante la promulgación de las leyes de Congreso ha ejercido el poder constitucional de los impuestos, y los tribunales no tienen poder para interferir. Banco Providencia v. Billings, 4 de mascotas. [29 U. S.] 514; Extensión de la calle Hancock, 18 Pa St.. 26; Kirby Shaw v, 19 Pa St. 258..; Livingston v. Mayor, etc., de Nueva York, 8 de Wend. 85; En re apertura calle Furman, 17 Wend. 649; Herrick v. Randolph, Vt 13. 525. En McCulloch v. Estado de Maryland, 4 trigo. [17 U. S.] 316, 430, dijo el jefe de Justicia Marshall, que no era apto para el departamento judicial ‘preguntar qué grado de tributación es el uso legítimo, y qué grado puede equivaler al abuso del poder”.

[PDF In re Meador, Abb.U.S. 317, 16 F.Cas. 1294, D.C.Ga. (1869)]

La gente v. Ridgley, 21 Ill. 65, 1859 WL 6687, 11 Peck 65 (Ill., 1859)

“¿Es una franquicia? Una franquicia se dice que es un derecho reservado a la gente por la Constitución, como el derecho al voto. Una vez más, se dice que es un privilegio conferido por la subvención del gobierno y personal en una o más personas, como una oficina pública. Las empresas, los políticos o los órganos son las franquicias más habituales conocidos por nuestras leyes. En Inglaterra son muy numerosos, y se definen como privilegios reales en las manos de un sujeto. Una información estará en muchos casos que crecen fuera de estas subvenciones, especialmente cuando se trate de empresas, como por el estatuto de Anne 9, cap. 20, y en el que el público tiene un interés. En 1 Strange R. (El Rey v. Sir William Louther,) se sostuvo que una información de este tipo no residía en el caso de los derechos privados, donde hay franquicia de la corona ha sido invadido.

Si esto es así – si en Inglaterra un privilegio existente en un sujeto, que sólo el rey podía conceder, que constituye una franquicia – en este país, en virtud de nuestras instituciones, un privilegio o inmunidad de carácter público, que no podría ser ejercido sin una concesión legislativa, también sería una franquicia “.

[La gente v. Ridgley, 21 Ill. 65, 1859 WL 6687, 11 Peck 65 (Ill., 1859)]

PDF EE.UU. v. Unión Pac. R. Co., 98 EE.UU. 569 (1878)

La cuestión de decisión es, por lo tanto, en ángulo recto que se nos presenta, como lo fue para el corte de circuito, si, con la ayuda de ese estatuto, y dentro de los límites del poder tenía la intención de conferir, este proyecto de ley se puede mantener bajo el general, principios de la jurisprudencia de equidad.

Decimos con la ayuda de ese estatuto, ya que se concedió a todas las partes que sin ella el proyecto de ley no puede sostenerse. El servicio de procedimiento de apremio a una parte que reside fuera de los límites del distrito de Connecticut que no se encuentra dentro de ellos, está expresamente prohibido por el estatuto general que define la jurisdicción de los tribunales de circuito. Partes y sujetos de la queja que no guardan relación adecuada entre sí se agrupan * 602 juntos en este proyecto de ley, y ellos, por los cánones aceptados de la equidad, de declararse, la hacen múltiples. Éste y otros asuntos de la misma índole, que son causas propias de excepción previa, son fatales para él, a menos que la dificultad para ser curado por el estatuto.

Cuando recurrimos a sus disposiciones, que se dice para autorizar estas y otras desviaciones de las normas generales del procedimiento de la equidad, el abogado de los apelados insisten en que es inconstitucional, no sólo en los datos del recién aludidas, sino que es absolutamente sin ningún valor que afecta a los derechos sustanciales de los acusados en lo que se refiere a asuntos fuera del poder del Congreso.

Si esto es cierto, necesitamos preguntar sin más en el marco del proyecto de ley, y por lo tanto se procede, en el umbral, para considerar las objeciones a la validez de la ley.

La Constitución declara (art. 3, sec. 2) que el poder judicial se extenderá a todos los casos en el derecho y equidad que surja en virtud de la Constitución, las leyes de los Estados Unidos, y de los tratados celebrados o que se celebren bajo su autoridad; y para las controversias en que los Estados Unidos será una fiesta.
>

** 26 Los asuntos respecto de los cuales el estatuto autoriza un traje para ser traído son en gran parte los derivados de un acto que fletó el Pacific Railroad Company Unión, que le confiere ciertos derechos y beneficios, y le impuso ciertas obligaciones. Es en referencia a estos derechos y obligaciones que el traje ha de ser reducida. Está también puede ser ejercida por los Estados Unidos, que es, por lo tanto, necesariamente el demandante parte. Si, por lo tanto, este traje está autorizado por la ley o no, es muy claro que el tema general en la que el Congreso legisló está dentro del poder judicial como se define en la Constitución.

El mismo artículo declara, en la secta. 1, que este “poder será ejercido por una Corte Suprema y en los tribunales inferiores que el Congreso, de vez en cuando puede, ordenan. ‘

La discreción, por lo tanto, del Congreso en cuanto al número, el carácter, los límites territoriales de los tribunales entre los que se deberá distribuir este poder judicial, no está restringido a excepción de las del Tribunal Supremo. En ese tribunal el mismo artículo de la Constitución confiere una competencia originaria muy limitado, -a saber, “en todos los casos relativos a embajadores, otros ministros públicos y cónsules, y casos en los que un Estado sea parte, ‘- y un 603 * jurisdicción de apelación en todos los demás casos en que sea aplicable la poder judicial, con las excepciones y bajo la reglamentación que formule el Congreso.

Hay en esta misma sección una limitación en cuanto al lugar de la prueba de todos los crímenes, que declara el documento (excepto en los casos de acusación) se llevará a cabo en el Estado en que se haya cometido, si se comete dentro de cualquier Estado.

El artículo 6 de las enmiendas también establece que en todos los procesos criminales ‘el acusado gozará del derecho a un juicio rápido y público por un jurado imparcial del Estado y distrito en que se haya cometido el delito, distrito deberá haber sido determinado previamente por ley ‘. Estas disposiciones, que se refieren únicamente al lugar del juicio por delitos penales, no afectan a la proposición general. Decimos, pues, que, con la excepción del Tribunal Supremo, la autoridad del Congreso, en la creación de tribunales y que confiere a todos ellos o mucho o poco del poder judicial de los Estados Unidos, es limitado por la Constitución.

El Congreso ha, bajo esta autoridad, creó los tribunales de distrito, los tribunales de circuito, y el Tribunal de las reivindicaciones, y confiere a cada uno de ellos con una parte definida del poder judicial previsto en la Constitución. También ha regulado la jurisdicción de apelación del Tribunal Supremo.

La competencia del Tribunal Supremo y el Tribunal de las reivindicaciones no está limitada por fronteras geográficas. Cada uno de ellos, que tiene por la ley de su organización jurisdicción de la materia objeto de una demanda, y de las partes del mismo, puede, sentado en Washington, ejercer su poder por el proceso adecuado, que se sirve en cualquier lugar dentro de los límites del territorio sobre el cual el gobierno federal ejerce dominio.

** 27 Hubiera sido competente para el Congreso de organizar un sistema judicial análoga a la de Inglaterra y de algunos de los Estados de la Unión, y confiere toda jurisdicción original en un tribunal o los tribunales que debe poseer el poder judicial con los que el organismo creído conveniente, dentro de la Constitución, para invertirlos, con autoridad para ejercer esa jurisdicción a través de los límites del gobierno federal. Esto se ha hecho en referencia a la Corte de las reivindicaciones. Ahora tendrá competencia únicamente de los casos en los que los Estados Unidos es acusado. Es tan * 604 claramente dentro del poder del Congreso para darle jurisdicción exclusiva de todas las acciones en las que Estados Unidos es demandante. Tal extensión de su jurisdicción incluiría todo lo que la ley en cuestión ha concedido al Tribunal de Circuito.

Es cierto que el Congreso ha declarado que ninguna persona podrá ser demandado en un tribunal de distrito de los Estados Unidos que no resida dentro del distrito para el que se estableció la corte, o que no se encuentra allí. Sin embargo, un ciudadano que reside en Oregon puede ser demandado en Maine, si se encuentra allí, para que el proceso se puede servir en él. Existe, por tanto, nada en la Constitución que prohíbe al Congreso a promulgar que, como a una clase de casos o un caso de carácter especial, un consejo de cualquier circuito de tenis en el circuito de la que el traje se podrá interponer procederá, mediante proceso servido cualquier lugar de Estados Unidos, tiene el poder de traer antes de que todas las partes necesarias para su decisión.

Si los partidos estarán obligados a responder ante un tribunal de los Estados Unidos donde quiera que se sirven o sólo estarán obligados a aparecer cuando se encuentra dentro del distrito en el que el juego ha sido llevado, es simplemente una cuestión de discrecionalidad legislativa, que debe regirse por consideraciones de conveyience, gastos, etc.., pero que, cuando se ejerce por el Congreso, es el control de los tribunales.

Así, también, la doctrina de multiplicidad; tanto en relación con la combinación inadecuada personas o quejas en el proyecto de ley, es simplemente una regla de alegar adoptada por los tribunales de equidad. Se ha encontrado conveniente en la administración de justicia, y de promoción de esa tanda, que los partidos que no tienen relación apropiada entre sí no estarán obligados a litigar juntos en el mismo palo, y que importa del todo distinta y que no tiene relación con unos a otros, y que requieren defensas igualmente inconexos, no se alegaron y determinaron en un traje. La regla en sí, sin embargo, es muy servicial, y de ninguna manera inflexible. Tal como es, sin embargo, puede ser modificado, limitado y controlado por el mismo poder que crea la corte y le confiere su jurisdicción. La Constitución no impone ninguna restricción a este respecto en el poder del Congreso. Secta. 921 de los Estatutos Revisados, que ha sido la ley desde hace cincuenta años, declara que cuando las causas de la misma naturaleza o relativas a la misma cuestión están pendientes, el tribunal puede consolidar * 605, o hacer otras órdenes que sean necesarias para evitar los costos y retrasar. Es una práctica cotidiana, en virtud de esta regla, para hacer lo autoriza a hacer en el caso que nos ocupa el estatuto.

** 28 Sin embargo, se argumenta que la ley confiere una jurisdicción especial para juzgar a un solo caso, y tiene por objeto conferir derechos a los denunciantes nuevos y sustanciales, a expensas y por una invasión correspondiente de las de los acusados.

No crea un tribunal nuevo o especial. Cualquier corte de circuito de los Estados Unidos, donde el proyecto de ley podría ser presentada era, por el acto, investido de la jurisdicción para tratar el caso. Tampoco era nueva facultad conferida a la corte más allá de las que hemos considerado como que afecta a la manera de proceder. Nos parece que todo tribunal de circuito, actuando como tribunal de equidad, lo que podría por su proceso han obtenido legalmente la jurisdicción de las partes, y considerado en un traje de todas las cuestiones mencionadas en el estatuto, podría haber hecho esto antes del acto como así como después.

Pero si esto es lo contrario, somos conscientes de ninguna objeción constitucional al poder del cuerpo legislativo para conferir a un tribunal existente una jurisdicción especial para tratar una cuestión específica que por su naturaleza es de conocimiento judicial.

El principal acusado en este juicio, el que rodea a los que se varió todo el concurso, es una empresa creada por un acto que se reservó el derecho del Congreso para derogar o modificar la Carta. Para esta corporación el Congreso hizo un préstamo de $ 27 millones y una donación de tierras de un valor probablemente igual al préstamo.

El Estatuto de los libros de los Estados están llenos de actos que dirigen los agentes de la ley para proceder contra las empresas, tales como bancos, compañías de seguros, y otros, con el fin de tener un decreto que declara sus cartas perderá. estatutos especiales también son comunes, ordenando demandas en contra de este tipo de empresas cuando se han convertido en insolvente, para cerrar sus negocios, y para distribuir sus activos, y la prescripción con minuciosidad el curso del procedimiento que deberá seguirse y la corte en la que el juicio deberá ser llevado.

Este corte dijo que, en el caso de The Bank of Columbia v Okely (4 Trigo 235.), Al hablar de un resumen de proceder propuesta por el fundador de ese banco para el cobro de sus deudas:. “Es el remedio, y no la derecha, y, como tal, no tenemos ninguna duda * 606 de que quede sujeta a la voluntad del Congreso. Las formas de administrar justicia, y las funciones y atribuciones de los tribunales como incidente al ejercicio de una rama del poder soberano, siempre ha de estar sujetos a la voluntad legislativa y el poder sobre ellos es inalienable, a fin de obligar a las legislaturas posteriores. ‘Y en el v. joven el Banco de Alejandría (4 Cranch, 397), el Sr. Presidente del Tribunal Supremo Marshall dice: “Hay una diferencia entre los derechos de los que depende la validez de las transacciones de la empresa, las cuales deben cumplir con esas transacciones en todas partes, y esos recursos peculiares que pueden ser derramados sobre ella. Los primeros son de obligación general; el último, por su naturaleza, sólo puede ejercerse en esos tribunales, que el poder sujetar la concesión puede regular ‘Ver también El Commonwealth v El Delaware y Hudson Canal Co et al, 43 Pa St. 227….; Estado de Maryland v ferrocarril norteño Co. central, Md 18 193..; Colby v. Dennis, de 36 años de mí. 1; Gowan v. Penobscot Railroad Co., 44, id. 140.

** 29 Estatutos de este personaje, si no es tan común como para ser llamado la legislación ordinaria, sin embargo, son lo suficientemente frecuentes como para justificar el que decir que están hechos de poder legislativo uniformemente sostenido por los tribunales bien reconocidos.

Puede decirse, y probablemente con la verdad, que dichos estatutos, cuando han sido consideradas como válidas por los tribunales, no infringen los derechos sustanciales de la propiedad o del contrato de las partes afectadas, pero tienen la intención de suministrar defectos de poder en los tribunales, o para darles mejores métodos de procedimiento en el tratamiento de los derechos existentes.

Esto conduce a una consulta indispensable para una buena decisión del caso que nos ocupa; es decir, no de este estatuto, por su verdadera construcción, hacer cualquier cosa más que esto?

Podríamos descansar esta rama del caso sobre la concesión de un abogado de los apelantes, hecha tanto en su escrito y en el argumento oral, pero que procederá a examinar la proposición por nosotros mismos.

La primera sugerencia de la mente jurídico sobre esta consulta es, que no se presumirá, a menos que el texto de la ley exija de modo imperioso, que el Congreso, por una ley retroactiva, la intención de crear nuevos derechos en una parte de la demanda en el gasto o por una invasión de los derechos, de las demás partes; o, * 607 donde ningún derecho de acción basada en transacciones pasadas existía, que la intención del Congreso para crearlo.

Los Estados Unidos iba a ser el único demandante en un juego en el patrimonio, y aunque puede haber otros acusados, la Unión Pacific Railroad Company es el único nombre en el acto. El relieve que se concederá será el cobro y pago de fondos y la restauración de los bienes, o su valor “, ya sea a dicha compañía de ferrocarril o de los Estados Unidos, si esa segunda fecha en el patrimonio tener derecho a la misma.” El decreto, por lo tanto, sólo puede hacerse sobre la base de un poco de alivio a la que los Estados Unidos o la empresa tiene derecho por los principios generales de la jurisprudencia de la equidad. No es ninguna objeción a la concesión de dicha exención de que la empresa es la parte demandada, por la flexibilidad de la cancillería practican una persona cuyos intereses en materia de litigio están en el mismo lado con el demandante puede estar hecho de un acusado. La corporación también podría en un traje de tales presentar una cruz-proyecto de ley contra el demandante, y, en virtud de esta ley, en contra de cualquier otro acusado de los cuales se podría reclamar legítimamente el alivio que autoriza la ley.

Pero cualquiera que sea el relieve preguntó, podría solamente, por los términos expresos de la Ley, se concederá a la parte que estaba en la equidad en ello titulado. Es muy claro que aquí no había ningún nuevo derecho establecido. No hay nueva causa de la compensación equitativa. No hay nueva regla para determinar cuáles eran los derechos de las partes. Esa fue que ser decidido por los principios de equidad; no nuevos principios de equidad, pero los principios de la jurisprudencia existentes equitativa.

Sin embargo, el estatuto define muy específicamente las cuestiones que puedan ser abrazado en este juego como bases para el alivio, y los clasifica en virtud de unas pocas cabezas, declarando que además de la corporación puede ser demandado. Son personas que han recibido, –
[. . .]

La propuesta es que los Estados Unidos, ya que el otorgante de las franquicias de la compañía, el autor de su carta, y el donante de las tierras, los derechos y privilegios de un inmenso valor, y como parens patriae, es un administrador, investido con el poder para hacer cumplir el uso adecuado de la propiedad y las franquicias concedidas para el beneficio del público.

El poder legislativo del Congreso sobre este tema ya ha sido considerado, y no tiene por qué ser aludido además a. La confianza que aquí se basó en una que se supone que debe surgir de las relaciones de la empresa con el gobierno, que, sin la ayuda de la legislación, son reconocible en los tribunales ordinarios de la equidad.

Hay que confesar que, con cada deseo de encontrar alguna declaración clara y bien definida de la fundación para el alivio bajo este criterio de competencia judicial, y después de un examen muy cuidadoso de las autoridades citadas, la naturaleza de esta afirmación del derecho sigue siendo muy vaga . Casi todos los casos- casi podemos aventurar a decir todos ellos, caen bajo dos cabezas: –

1. Cuando las corporaciones municipales, benéficas, religiosas o eleemosynary, público en su carácter, habían abusado de sus franquicias, pervertido el propósito de su organización, o la sustracción de sus fondos, y ya que, por la naturaleza de sus funciones corporativas, eran más o menos bajo la supervisión del gobierno, el Fiscal general procedió contra ellos para obtener la corrección de los abusos; o,

2. Cuando las empresas privadas, fletados para propósitos definidos y limitados, se habían excedido en sus poderes, y se le impidió * 618 o ordenado de la misma manera desde el más violación de la limitación a la que sus poderes estaban sujetos.

La doctrina a este respecto es bien condensada en la opinión de la gente v. Ingersoll, recientemente decidido por la Corte de Apelaciones de Nueva York. 58 N. Y. 1. ‘Si’, dice el tribunal, “la propiedad de una corporación ser interferido ilegalmente con por agentes de la corporación y agentes u otras personas, el remedio es mediante una acción a la demanda de la corporación, y no del Procurador General. Las decisiones se citan a partir de los informes de este país y de este estado, que tienen derecho a consideración y respeto, afirmando en cierta medida la doctrina de los tribunales ingleses, y su aplicación a casos similares, ya que han surgido aquí. Pero en ninguno tiene la doctrina sido extendido más allá de los principios de los casos ingleses; y, aparte de la jurisdicción de los tribunales de la participación respecto a los fideicomisos de propiedad para fines públicos y más de los administradores, ya sea corporativa o funcionario, los tribunales sólo han interferido en la instancia del Procurador General para prevenir y prohibir algo malo oficial por parte de las corporaciones municipales o funcionarios públicos, y el ejercicio de usurpada o el abuso de los poderes reales. ‘p. dieciséis.

** 37 Para llevar el caso que nos ocupa dentro de la norma que regula el ejercicio de las facultades de renta variable de la corte, se recomienda encarecidamente que la empresa pertenece a la clase descrita en primer lugar.

Los deberes que le impone la ley de su creación, el préstamo de dinero y la donación de tierras que le dirijan los Estados Unidos, su obligación de llevar para el gobierno, y el gran propósito del Congreso en la apertura de una carretera para uso público y el servicio postal entre los Estados ampliamente separadas de la Unión, se basó en que el establecimiento de esta proposición.

Pero en respuesta a esto, hay que decir que, después de todo, no es más que una compañía de ferrocarril, con las facultades ordinarias de dichas corporaciones. En virtud de su contrato con el gobierno, este último ha tenido buen cuidado de sí mismo; y sus derechos pueden hacerse cumplir judicialmente sin la ayuda de esta relación de confianza. Pueden ser ayudados por los poderes legislativos generales del Congreso, y por las reservadas en la carta, que hemos citado en concreto.

El estatuto que ha conferido a los beneficios de esta empresa, el préstamo de dinero, la concesión de tierras, y el derecho de paso, hizo lo mismo con otras empresas ya existentes en virtud de cartas estatales o territoriales. Tiene los Estados Unidos el derecho * 619 para afirmar la confianza en el gobierno federal que autorice un traje como este por el Procurador General en contra de la Compañía de Ferrocarriles del Pacífico de Kansas, la Compañía del Ferrocarril del Pacífico Central, y otras empresas en una situación similar?

Si Estados Unidos es un administrador, debe haber cestuis confianza que. No puede haber la una sin la otra, y el fiduciario no puede ser un administrador para él solo. Un fideicomiso no existe cuando el derecho legal y la utilización aparecen en el mismo partido, y no existen fideicomisos ulteriores.

Que son la confianza cestuis cola para cuyo beneficio se lleva este traje? Y si ellos son los accionistas defraudados, ya hemos demostrado que son capaces de hacer valer sus propios derechos; que no está previsto para asegurarlos en este juego debe ser exitosa, y que la ley indica que no hay tal fin.

Si el fideicomiso en cuestión se refiere a los derechos de los ciudadanos en el uso de la carretera, ningún mal se alega capaz de reparación en este traje, o que requiere un traje como de reparación.

Railroad Company v. Peniston (18 Wall. 5) muestra que la empresa no es una mera criatura de los Estados Unidos, pero que, si bien debe deberes al gobierno, para cuya ejecución se puede, en su caso, hacer cumplir, se sigue siendo una empresa privada, al igual que otras compañías de ferrocarriles, y, como ellos, con sujeción a las leyes de los impuestos y las otras leyes de los Estados en los que se encuentra la carretera, hasta el momento, ya que no destruyen su utilidad como instrumento para propósitos gubernamentales.

No estamos preparados para decir que no existen fideicomisos cual los Estados Unidos no puede hacer cumplir en un tribunal de equidad en contra de esta empresa. Cuando se muestra una confianza tal, será tiempo suficiente para reconocerlo. Sin embargo, somos de la opinión de que no se establece ninguna establece en este proyecto de ley que, en virtud de la ley que autoriza la presente demanda, se pueden cumplir en el Tribunal de Circuito.

** 38 Hay muchas cuestiones alegadas en el proyecto de ley en este caso, y muchos puntos hábilmente presentados en la argumentación, que han recibido nuestra atención cuidadosa, pero de la que podemos no hacer caso especial en esta opinión. Hemos dedicado tanto espacio a los asuntos más importantes, que sólo podemos decir que, bajo el punto de vista que tenemos por el ámbito de aplicación de la ley habilitante, que proporcionan ningún motivo de alivio en este ejemplo.
* 620 La forma liberal en la que el gobierno ha ayudado a esta empresa en dinero y tierras es mucho instó a nosotros como una razón por la cual deben ser interpretadas liberalmente los derechos de los Estados Unidos. Esta materia está plenamente en cuenta en el dictamen de la corte ya citada, en los Estados Unidos v. Union Pacific Railroad Co. (supra), en el que se demuestra que fue una sabia liberalidad por el cual el gobierno ha recibido todas las ventajas para los cuales se negoció, y más de lo que se esperaba. En la infancia débil de este niño de su creación, cuando su vida y la utilidad eran muy incierto, el gobierno, plenamente vivo a su importancia, hizo todo lo que pudo para fortalecer, apoyar y sostener la misma. Desde entonces ha crecido a una virilidad vigorosa, puede no haber mostrado el reconocimiento que tanto cuidado pidió. Si esto es así, no es más que otro ejemplo de la ausencia de afecciones humanas que se dice para caracterizar todas las corporaciones. Debe, sin embargo, se admitirá que ha cumplido el propósito de su creación y se dio cuenta de las esperanzas que luego fueron apreciados, y que el gobierno ha encontrado que es un agente útil, lo que le permite ahorrar grandes sumas de dinero en el transporte de tropas, electrónicos y materiales de construcción, y en el uso del telégrafo.

Un tribunal de justicia es llamado a investigar no en el equilibrio de los beneficios y favorece a cada lado de esta controversia, pero en los derechos de las partes conforme a lo establecido por la ley, como se encuentra en sus contratos, como se reconoce por los principios establecidos de la equidad y decidir en consecuencia. Regulado por la presente regla, y por la intención del legislador al aprobar la ley bajo la cual se lleva este traje, estamos de acuerdo con el Tribunal de Circuito en sostener que ningún caso para el alivio es hecha por el proyecto de ley.

[NOS. v. Unión Pac. R. Co., 98 EE.UU. 569 (1878)]

Visto en: https://educacionlibreysoberana.wordpress.com/2016/10/14/fraude-legal-franquicias/

Fuente: http://famguardian.org/taxfreedom/CitesByTopic/franchise.htm

Otros: http://www.enciclopedia-juridica.biz14.com/d/franquicia/franquicia.htm

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s