La Letra de Cambio Como Medio de Pago y Cobro.

Letra de cambio es “el título de crédito formal y completo que contiene una promesa incondicionada y abstracta de hacer pagar a su vencimiento al tomador o a su orden una suma de dinero en lugar determinado, vinculando solidariamente a todos los que en ella intervienen.”
Fuente: Wikipedia

Las empresas cubanas se preparan para tomar decisiones sobre políticas de venta, cobros y pagos, mediante el vínculo con los bancos y demás intermediarios financieros.

En la actividad de cobros y pagos, se aprecian mejorías, pero es imprescindible seguir dando pasos para perfeccionar la gestión y evitar que la cadena de impagos gravite recurrentemente sobre la vida económica del país.

Ante esta situación, en diciembre de 1999 el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros aprobó para las entidades estatales el uso de las letras de cambio y los pagarés; títulos valores que constituyen instrumentos útiles para facilitar la ejecución de cobros y pagos.

La aceptación de una letra de cambio implica el reconocimiento de la deuda líquida, que en caso de no honrarse en el momento de su vencimiento, o de honrarse sólo parcialmente, puede ser protestada por el acreedor ante notario y llevada inmediatamente a proceso judicial.

El poseedor de la letra de cambio tiene también la posibilidad de anticipar su ingreso descontándola en las instituciones del sistema financiero.

Surgimiento de la Letra de Cambio

Cabe recordar que la letra de cambio nace como un documento mercantil de crédito que intenta solucionar los peligros y dificultades que entraña el transporte de dinero de un lugar a otro. Sus antecedentes podrían remontarse a las “cartas de aviso” sobre títulos de transporte de mercancías, utilizadas en Génova y en las ferias de Champaña; también a las “partidas de giro” sobre depósitos de capitales, conocidas a partir del siglo XIV y, en cierto modo, semejantes a los actuales “giros postales”.

El origen de la letra de cambio, también llamada cambial, se remonta al siglo XII, siendo los banqueros italianos los primeros en utilizarla.

En los siglos XV y XVI las letras de cambio se convierten en medios de pago y, con ello, en la forma más frecuente de préstamo. Entre los ejemplos más antiguos conocidos anotamos la existencia de una letra emitida en Milán el 9 de marzo de 1325 y una letra de cambio fechada el 7 de septiembre de 1384, girada de Génova a Barcelona.

La estrecha relación entre la letra de cambio como instrumento financiero y Medina del Campo se basa en que en sus célebres ferias generales del reino (declaradas en 1491) se negocia con ella por primera vez de forma generalizada desde España con toda Europa, al absorber paulatinamente los cambios, pagos y liquidaciones de otras ferias castellanas efectuados con plazas extranjeras.

De este modo, las ferias de Medina se convierten en el centro financiero más destacado de la Corona castellana, participando en ellas los más importantes cambistas y banqueros europeos de aquel tiempo. Prueba de ello son los innumerables testimonios que podemos rastrear en el archivo del mercader banquero Simón Ruiz, de cuyos fondos destaca el conjunto de cerca de 30.000 letras de cambio circuladas entre los años 1553 y 1606 con todas las grandes casas de finanzas de Europa.

En Castilla y León se encuentran los ejemplares más antiguos de letras de cambio originales –piezas originales y no a textos de letras copiadas o insertas en otros documentos-, corresponden a letras giradas en Medina del Campo en 1493, con destino a La Rochela, Florencia y Amberes.

Actualmente, después del cheque, la letra de cambio es el documento de mayor uso en el comercio.

¿Qué es una Letra de Cambio?

La letra de cambio es una orden incondicional de pago dirigida por el librador (o girador) al librado (o girado) requiriéndole que pague a la vista o a un tiempo fijo o futuro determinable una suma definida de dinero, a la orden de o a una persona específica o al portador (beneficiario).

Características de la letra de cambio

La letra de cambio es un documento formalista y destinado a la circulación. (Si se viola algún aspecto de los regulados en el Código de Comercio, se convierte en cuenta abierta).

La letra de cambio debe contener los siguientes datos:

  • Lugar, día, mes y año en que se libra
  • Época o fecha en que debe pagarse
  • Nombre y apellidos, razón social o título a quien se efectuará el pago
  • Nombre y apellidos, razón social o título a cuyo cargo se libra
  • Firma del librador o de su apoderado

En el tráfico mercantil la letra de cambio es un medio apto para:

  • Garantizar el crédito comercial concedido por el acreedor
  • Sustituir un pago presente por uno futuro
  • Simplificar una cadena de pagos, en virtud de su endoso
  • Obtener dinero en efectivo mediante el descuento
  • Dar como garantía en préstamos y líneas de crédito, leasing, factoring y otras operaciones bancarias/financieras
  • Medio de pago, sustituyendo el pago en moneda
  • Instrumento de crédito, garantizando un pago aplazado.
  • Medio para obtener un crédito, mediante el descuento bancario.

La letra de cambio tiene varias ventajas esenciales

  • Se transmite de persona a persona sin más formalidad que su endoso.
  • La obligación que contiene se puede afianzar por aval.
  • Puede domiciliarse en un banco para que a su vencimiento se pueda ejercer el cobro automático en la cuenta del deudor.
  • La exigencia judicial de su pago, mediante acción ejecutiva, es acelerada.
  • En comparación con la carta de crédito, tiene como ventaja que el deudor puede aprovisionar el monto de su valor facial, incluso, el día antes de su fecha de vencimiento, no siendo necesaria la congelación anticipada de dichos fondo.
  • La letra de cambio tiene la ventaja de ligar a las partes contratantes con un vínculo legal, gozando del privilegio de no necesitar escritura pública que legitime el título u obligación, pues para que tenga validez y autenticidad plena sólo se requiere del cumplimiento de la normativa prevista por la ley.
Glosarios
Qué beneficios tiene la letra de cambio para tu empresa.

La letra de cambio es un título de crédito que ordena pagar una suma de dinero a quien la presente en determinada fecha en un lugar determinado. Como representa un valor monetario, es un instrumento útil para financiar diversos propósitos, entre ellos el cancelamiento de deudas.

Se trata de un documento que dos personas o entidades firman como compromiso de cancelación de un determinado pago. Por ello se la considera un título ejecutivo, lo que significa que se puede efectivizar rápidamente, y también se puede endosar (cederlo a un tercero).

Quién paga una letra de cambio.

Para la existencia y funcionamiento de una letra de cambio existen tres personas, físicas o jurídicas:

Librador: es quien libra (o gira) el documento, ordenando que otra persona -denominada librado (o girado)- cumpla con el pago que consta en el título.

Librado: quien acepta la orden de pago y se compromete, mediante la firma, a pagar. Es conocido también como girado, aceptante u obligado.

Tomador: es quien recibe la letra y a quien se le debe abonar el importe que consta en la misma en el plazo establecido.

letra de cambio
Para crear una letra de cambio y que tenga valor se requiere de tres entidades. Foto: iStock, Getty Images

Cómo funciona.

La letra de cambio representa un valor monetario y como tal es útil para diversos tipos de pagos o cancelamiento de deudas. Se la considera uno de los documentos más extendidos a efectos comerciales, pues le garante a su tenedor un derecho de crédito que le permitirá cobrar algo de un tercero.

Hay cuatro tipos de vencimientos: las letras giradas a día fijo (con plazo en esa fecha), las letras libradas a la vista (con plazo al momento de presentarse), las letras giradas a un plazo desde la fecha (con plazo expresado en cantidad de días) y las letras libradas a un plazo desde la vista (con plazo a partir de su fecha de aceptación).

A diferencia de un cheque, la letra de cambio no obliga al librador a tener una cuenta corriente en el mismo banco del librado y tampoco requiere de un talonario. Puede realizarse en cualquier documento en el que consten las siguientes informaciones:

  • Nombre de la letra de cambio.
  • Indicación del lugar y fecha de entrega del dinero.
  • La cantidad de dinero que debo cancelar.
  • Nombre y número de documento oficial de identidad del librador, librado y tomador.
  • Fecha de vencimiento.

Cómo usar una letra de cambio.

Como vemos, una letra de cambio es un instrumento mercantil. Su utilidad para el emprendedor está en que permite obtener dinero en efectivo mediante el descuento, funciona como garantía en préstamos y líneas de crédito, leasing, factoring y otras operaciones bancarias, además de ser un medio para obtener créditos.

También simplifica una cadena de pagos gracias a su endoso, sirve como medio de pago en lugar de moneda y es un instrumento de crédito que garantiza un pago aplazado. En función de tus planes, considera que una letra de cambio puede venir a darte ese refuerzo extra que estás necesitando.

 

http://destinonegocio.com/pe/economia-pe/que-beneficios-tiene-la-letra-de-cambio-para-tu-empresa/

1. La letra de cambio

1.1¿Qué es una letra de cambio?

La letra de cambio es un documento mercantil por el que una persona, librador, ordena a otra, librado, el pago de una determinada cantidad de dinero, en una fecha determinada o de vencimiento.

El pago de la letra de cambio se puede realizar al librador o a un tercero llamado beneficiario, tomador o tenedor, a quien el librador ha transmitido o endosado la letra de cambio.

1.2 ¿Quiénes intervienen en una letra de cambio?

En la emisión y circulación de una letra de cambio intervienen las siguientes personas:

  • El librador: Es la persona acreedora de la deuda y quien emite la letra de cambio para que el deudor o librado la acepte y se haga cargo del pago del importe de la misma.
  • El librado: Es el deudor, quien debe pagar la letra de cambio cuando llegue la fecha indicada o de vencimiento. El librado puede aceptar o no la orden de pago dada por el librador y en caso de que la acepte, quedará obligado a efectuarlo. En este caso al librado se le denominará aceptante.
  • El tomador, portador, tenedor o beneficiario: Es la persona que tiene en su poder la letra de cambio y a quien se le debe abonar.

También pueden intervenir en la circulación de la letra las siguientes personas:

  • El endosante: Es el que endosa una letra o la transmite a un tercero.
  • El endosatario: Es aquel en cuyo favor se endosa la letra (el que recibe la letra)
  • El avalista: Es la persona que garantiza el pago de la letra.

1.3¿Qué es la aceptación de la letra de cambio?

Es la declaración del librado (deudor) que se contiene en la letra de cambio y por la que asume la obligación de pagar al que la tenga en su poder (el librador o un tercero llamado tomador, portador, tenedor o beneficiario, si el librador transmitió o endosó la letra) cuando llegue su vencimiento.

Con esta declaración el librado se convierte en aceptante, esto es, en el obligado principal y directo.

Sin la aceptación, el librado no estará obligado al pago de la letra de cambio, independiente de las acciones que quepan ejercitar contra él por la negativa a firmar la letra.

Si el librado no acepta la letra, el beneficiario de la letra de cambio o tenedor podrá dirigirse contra el librador para reclamar su pago.

Así, la aceptación:

  • Debe realizarse por el librado mediante la firma de la letra de cambio.
  • Puede ser total o parcial respecto a la cantidad consignada en la letra de cambio.
  • La aceptación no puede estar sujeta a ninguna condición.

1.4 ¿Qué es el endoso?

Es la declaración contenida en la letra por la que el librador transmite a otra persona o endosatario, los derechos de cobro derivados de la letra de cambio.

El endosatario es, por tanto, el beneficiario de la letra de cambio y tras el endoso se convierte en el tenedor, tomador o portador de la misma.

El endosatario adquiere la titularidad del crédito que se contiene en la letra de cambio con los mismos derechos que tenía el librador.

La letra, salvo que en ella se incluya la cláusula “no endosable”, podrá transmitirse por endoso en repetidas ocasiones. El endosatario se convertirá entonces en endosante y así sucesivamente.

El endosante, por su parte, garantiza la aceptación y el pago de la letra de cambio frente a los que la vayan adquiriendo con posterioridad, y será imprescindible su firma para que el endoso sea efectivo. Esta garantía puede ser excluida mediante la cláusula “sin garantía”.

No es posible realizar un endoso parcial, esto es, de parte de la cantidad que figura en la letra.

El endoso al portador o en blanco supone la falta de designación de la persona del endosatario por lo que, en estos casos, la letra circula como un título al portador.

1.5 El aval

Es la declaración contenida en la letra que tiene como finalidad garantizar el pago de la letra de cambio.

El avalista asume junto al librado la responsabilidad del pago de la letra de cambio.

El avalista sólo responde del pago de la letra si ésta ha sido aceptada por el librador y siempre dentro los límites en que esta aceptación se haya producido; así si la aceptación fue parcial, también lo será el aval.

El avalista puede ser una o más personas.

Se podrán ejercer acciones contra el avalista cuando la letra, una vez presentada al cobro, resulte impagada y se levante el protesto por la falta de pago.

Si el avalista paga la letra de cambio, podrá exigirle al librado o deudor que le devuelva la suma abonada en su nombre.

 1.6 ¿Qué es el protesto?

Es un acto notarial que sirve para acreditar que se ha producido la falta de aceptación o de pago de la letra de cambio. El protesto notarial puede ser sustituido por una declaración firmada por el librado en la que conste su negativa a aceptar o pagar la letra.

En el protesto, el Notario levantará acta en la que se reproducirá la letra de cambio comunicando al librado que la letra ha sido protestada.

El librado dispondrá de 2 días hábiles para pagar la letra ante el Notario, en cuyo caso le será entregada, o para formular las alegaciones que estime convenientes.

Transcurrido el plazo sin que se haya pagado la letra, el Notario devolverá al tenedor la letra y el acta de protesto, con las manifestaciones del librado, en el caso de que las haya realizado, para que ejercite las acciones legales oportunas contra el librado.

La necesidad de protesto para reclamar el pago de la letra de cambio, puede eliminarse mediante la introducción de la cláusula “sin gastos” o “sin protesto” en la letra de cambio.

El protesto debe realizarse en los 5 días siguientes a la fecha del vencimiento de la letra.

1.7 La forma de la letra de cambio

La letra se debe expedir en impreso oficial o timbre emitido por el Estado, y su importe estará en proporción a la cuantía que se refleja en la misma.

La insuficiencia del timbre de la letra puede conllevar dificultades para emprender acciones contra el deudor en el caso de que ésta sea impagada.

Con la compra del impreso estamos abonando el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

1.8 Requisitos que deb econtener la letra de cambio

Son los siguientes:

  • La denominación de “Letra de Cambio” inserta en el mismo texto del Título y expresado en el mismo idioma empleado en la redacción del documento.
  • La orden de pagar una suma determinada.Esta orden no puede estar sujeta a la condición de que suceda un hecho futuro o incierto.Por otra parte, si la cantidad a abonar reflejada en letra no coincide con la expresada en números, la cantidad indicada en letras prevalecerá sobre la indicada en cifras.
  • Nombre, apellido y dirección del que debe pagar o librado.
  • La fecha de vencimiento.Si el vencimiento no está indicado, se entenderá que la letra de cambio es “pagadera a la vista”, esto es, a su presentación. Dependiendo de su vencimiento, la letra puede emitirse:
    • A fecha fija: El día del vencimiento será el que conste en la letra de cambio.
    • A un plazo desde la fecha: El vencimiento tendrá lugar transcurrido un determinado plazo contado desde la fecha que se indica en la letra y en su cómputo no se tendrán en cuenta los días inhábiles (domingos y festivos) Si el plazo se establece por meses éstos se computarán de fecha a fecha.
    • A la vista: La letra será pagadera en el momento de su presentación al cobro.
    • A un plazo desde la vista: La letra será pagadera cuando transcurra el plazo establecido desde el momento que se acepta o del levantamiento del protesto.
  • Lugar donde el pago debe efectuarse. Si no se indica, deberá realizarse en el domicilio del librado.
  • Nombre y apellidos de la persona a quien debe hacerse el pago o a cuya orden debe realizarse, beneficiario o tomador.
  • Lugar y fecha en la que se emitió la letra.
  • La firma del que gira o emite la letra.

1.9 Cláusulas que pueden contenerse en la letra de cambio

Entre otras, son las siguientes:

  • Cláusula “devuelta sin gastos” o “sin obligación de protesto”: Implica que no caducarán las acciones cambiarias en contra de el librado, los endosantes o avalistas de ambos, en el caso de que la letra no sea protestada en tiempo y forma.Si esta cláusula se incluye por un endosante, no caducarán tales acciones, en el mismo supuesto, respecto de él.
  • Cláusula “no endosable”: Si el librador ha insertado estas palabras o una expresión equivalente, la cláusula no podrá transmitirse por endoso.
  • Cláusula de “intereses”: En estos casos el librado deberá abonar el importe de la letra y, además, los intereses que se devenguen desde la fecha de emisión de la letra hasta su pago.
  • Sólo puede establecerse esta cláusula en las letras a la vista o a un plazo desde la vista y deberá indicarse cuál es el interés aplicable.
  • Letras giradas “al propio cargo”: El librador y el librado coinciden.
  • Letras giradas “a la propia orden”: El librado coincide con el tomador.
  • Letras “al portador”: En los casos en los que el endoso se deje en blanco o la letra sea librada a la propia orden.

1.10 El descuento de letras de cambio

Es la presentación de la letra de cambio en un banco o entidad financiera para hacer efectivo su importe antes de la fecha que figura en la misma como de vencimiento.

El banco abonará el importe de la letra de cambio menos los intereses que se devenguen desde el momento del pago hasta la fecha del vencimiento, así como una cantidad establecida en concepto de comisión.

1.11 Acciones judiciales por el impago de la letra de cambio:

El juicio cambiario

La actuación contra el deudor de una letra de cambio se inicia presentando demanda ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del obligado al pago que debe ir firmada por abogado y procurador.

En ella se harán constar de forma resumida los hechos que motivan la reclamación y, en todo caso, debe acompañarse la letra de cambio cuyo pago se pretende. En la demanda podrá solicitarse que se proceda al embargo preventivo de los bienes del deudor.

Sin más trámites, el Juez requerirá al deudor para que realice el pago en el plazo de 10 días y, en su caso, podrá ordenar el embargo preventivo de los bienes del deudor en cantidad suficiente para cubrir el importe de la deuda así como la cantidad que se estima que se generará en concepto de intereses de demora, gastos y costas si el deudor no paga.

Contra este auto, si deniega el embargo preventivo solicitado, el demandante podrá interponer a su elección recurso de reposición y contra éste, si es desestimatorio, el de apelación o directamente recurso de apelación.

Por su parte, el deudor podrá:

  • Pagar la cantidad reclamada, en cuyo caso serán también de su cargo las costas causadas en el procedimiento.
  • Oponerse al requerimiento de pago en el plazo de 5 días desde su recepción.
  • En estos casos el deudor tan sólo podrá oponerse argumentando o bien que la firma que obra en la letra no es auténtica, o bien, en el caso de haber sido firmada por representante legal, la falta de representación de éste.En estos supuestos el juez podrá alzar los embargos preventivos exigiendo, en su caso, que se preste garantía suficiente para responder de la deuda (aval bancario)Sin embargo, este embargono se levantará en los siguientes casos:
    • Si el libramiento, aceptación, aval o endoso, han sido intervenidos con expresión de la fecha por Corredor de Comercio colegiado o las firmas figuran legitimadas en la misma letra por el Notario.
    • Si el deudor de la letra de cambio, en el protesto o en el requerimiento notarial de pago no hubiese negado categóricamente que su firma sea auténtica o no hubiese alegado la falta absoluta de representación.
    • Si el obligado en la letra de cambio hubiera reconocido su firma judicialmente o en documento público.
  • Interponer demanda de oposición dentro de los 10 días en los que el demandado ha sido requerido para proceder al pago de la deuda.
  • En esta oposición expondrá motivos tales como que la letra ya ha sido abonada, que ha transcurrido el plazo para exigirle el pago, que la letra no es válida… etc.

Por tanto, se presentarían dos supuestos:

  • Si el demandado no formula oposición en el plazo establecido (5 ó 10 días, según los supuestos), se procederá contra sus bienes que serán embargados en cantidad suficiente para cubrir el principal, los intereses y las costas.
  • Si el demandado formula oposición, su escrito le será notificado al demandante y el juez citará a las partes a una vistaa la que deberán concurrir con los medios de prueba de que intenten valerse para defender sus argumentos.
    • Si el deudor no comparece a esta vista, se entenderá que desiste de su oposición y se embargarán sus bienes.
    • Si el acreedor no comparece a la vista, el juez se pronunciará sobre la oposición formulada sin oírle.

Sin más trámites el juzgado dictará sentencia.

Contra esta sentencia podrá interponerse recurso de apelación lo que no impedirá que la sentencia pueda ejecutarse provisionalmente mientras que se tramita el recurso.

¿Qué plazos tenemos para efectuar esta reclamación?

Debemos distinguir diversos supuestos dependiendo de quién realice la reclamación del pago y contra quién se dirija:

  • Las acciones cambiarias contra el aceptante de las letras, prescribirán a los tres años contados desde la fecha del vencimiento.
  • Las acciones del tenedor contra los endosantes y contra el librador, prescribirán en el plazo de un año desde la fecha en que se realizara el protesto o la declaración equivalente o de la fecha de su vencimiento en el caso de que en la letra se incluyera la cláusula “sin gastos”.
  • Las acciones de unos endosantes contra otros y contra el librador, prescribirán a los 6 meses.

Siempre resulta conveniente obtener el consejo de un abogado sobre la conveniencia o no de iniciar las correspondientes acciones legales así como de las particularidades que puede presentar el caso concreto. .

El cheque

2.1 ¿Qué es un cheque?

Es un documento mercantil por el que un banco o entidad de crédito se obliga al pago de una determinada cantidad por orden de uno de sus clientes y con cargo a su cuenta bancaria.

2.2 ¿Cuáles son sus requisitos formales?

El cheque deberá contener:

  • La denominación de cheque inserta en el propio título.
  • El nombre del que ha de pagar o librado que necesariamente habrá de ser un banco o entidad financiera.
  • Cantidad a pagar, que puede aparecer expresada en pesetas o en moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial. Si la cantidad aparece en letras y números y ambas expresiones no coinciden, predominará la cantidad en letra. Si por el contrario existen varias cantidades en números y no coinciden, será exigible la menor.
  • Lugar de pago, debe estar consignado en el cheque, en su defecto, será el lugar designado junto al nombre del librador. Si se designan varios lugares, será válido el primer lugar mencionado.
  • Fecha y lugar de emisión del cheque.
  • Firma del librador o del que emite el cheque.

Si no se indica alguno de los requisitos anteriores, se entenderá que no estamos ante un cheque válido salvo que la omisión se refiera al lugar de pago, en cuyo caso se entenderá como válido el que figure junto al librado(quien debe pagar) y, si tampoco figura éste, el del lugar de emisión; si es el lugar de emisión el que no se indica en el cheque, se entiende por tal el domicilio que figure junto al librador (el que emite el cheque).

El cheque es pagadero a la vista, esto es, se puede cobrar en cualquier fecha, con independencia de la que figure en el cheque.

El cheque se emite sobre un documento impreso por la entidad financiera correspondiente y con cargo a una determinada cuenta bancaria.

El Banco o Caja debe atender el mandato de pago siempre y cuando haya fondos en la cuenta del deudor o de aquel que emitió el cheque y con el límite del saldo de dicha cuenta bancaria; así, es posible que la entidad financiera abone parcialmente la cantidad que figura en el cheque porque no existan fondos suficientes en la cuenta bancaria para abonar el importe total.

Para poder emitir un cheque es necesario que entre el librador y el Banco, se haya celebrado un contrato bancario por el que se le permita disponer de fondos de esta manera y que existan fondos depositados en la cuenta corriente.

El librador responderá del pago del cheque.

2.3 ¿Qué tipos de cheques hay?

Los más destacados son los siguientes:

  • Cheque conformado: El banco garantiza la autenticidad de la firma del librador y la existencia de fondos en la cuantía indicada en el cheque.
  • Cheque cruzado: Mediante este sistema el cheque sólo puede ser abonado mediante ingreso en la cuenta del beneficiario. Se formaliza cruzando dos barras paralelas en el anverso. La finalidad del cheque cruzado o para abonar en cuenta es evitar que en caso de pérdida un tercero pueda cobrar el cheque.
  • Nominativos o emitidos a favor de una persona determinada, donde se identifica a la misma con su nombre y apellidos.
  • Emitidos al portador, no se designa persona alguna por lo que cualquiera podrá proceder a su cobro.
  • Los cheques de viaje: Se emiten por un banco o entidad de crédito figurando en el mismo como librado, cualquier oficina de la misma entidad bancaria o de cualquier corresponsal suya. Suelen llevar estampadas cantidades fijas e invariables. Para que tenga validez. El comprador de los cheques ha de firmarlas dos veces, cuando los recibe y cuando los pretende hacer efectivos.

2.4 ¿Puede endosarse un cheque?

El endoso puede realizarse mediante la manifestación de endoso en el cheque y su firma por el endosante.

El endoso deberá ser total, puro y simple, sin condiciones. En el caso de existir éstas se tendrán por no puestas.

El endoso transmite todos los derechos de cobro que se deriven del cheque.

El endosante, salvo que se introduzca una cláusula en contra, garantiza el pago del cheque a aquellos terceros que lo posean con posterioridad.

El cheque emitido al portador puede endosarse o transmitirse mediante la simple entrega del mismo.

2.5 ¿Puede avalarse un cheque?

El pago de un cheque puede avalarse por la totalidad o por parte de su importe.

Deberá figurar mediante la mención expresa de “aval” y ser firmado por el avalista, debiendo indicar a quién se avala.

Si no se expresa el avalado, se entenderá como tal el librador.

No obstante, se entenderá que existe aval cuando figure la firma en el anverso del cheque siempre y ésta no sea la del librador.

El librado no podrá ser el avalista del cheque.

2.6 ¿Qué tiempo tenemos para cobrar un cheque?

Podemos presentar al pago un chequeLos tiempos de presentación del cheque al pago son:

  • 15 días para los cheques emitidos y pagaderos en España.
  • 20 días para los cheques emitidos en Europa y pagaderos en España.
  • 60 días para los cheques emitidos en el Extranjero y pagaderos en España.

Estos plazos se computan en días hábiles (sin contar domingos ni festivos) a partir del día que consta en el cheque como fecha de emisión.

Si el día del vencimiento del cobro fuese festivo o inhábil, se entenderá que el cheque vence el primer día hábil siguiente.

El banco deberá efectuar la comprobación de la autenticidad de la firma del librador.

2.7 ¿Cómo reclamar judicialmente el pago de un cheque?

Las acciones judiciales que pueden interponerse contra el deudor por el impago de un cheque bancario, deben ejercitarse en el plazo de 6 meses contados desde el momento en que se intentó su cobro y se tramitan a través del juicio cambiario. Si necesita entablar acciones judiciales, puede contratar online ahora mismo nuestros servicios de ayuda legal.

La emisión de cheques bancarios falsos también puede ser constitutiva de delito.

Siempre resulta conveniente obtener el consejo de un abogado sobre la conveniencia o no de iniciar las correspondientes acciones legales así como de las particularidades que puede presentar el caso concreto.

3. El pagaré

3.1 ¿Qué es un pagaré?

Es un documento escrito mediante el cual una persona se compromete a pagar a otra una determinada cantidad de dinero en una fecha acordada previamente.

Es un título valor muy similar a la letra de cambio y se usa, principalmente para obtener recursos financieros.

La diferencia con la letra de cambio radica en que quien emite el pagaré es el propio deudor (y no el acreedor)

Los pagarés pueden ser al portador o endosables, es decir, que se pueden transmitir a un tercero y ser emitidos por individuos particulares, empresas o el Estado.

3.2 ¿Quiénes intervienen en él?

En el pagaré intervienen:

  • El librado: Es quien se compromete a pagar la suma de dinero, a la vista o en una fecha futura fija o determinable. La persona del librado coincide con la del librador que es aquel que emite el pagaré.
  • El beneficiario o tenedor: Es aquel a cuya orden debe hacerse el pago de la suma de dinero estipulada en el pagaré, si este ha sido transmitido o endosado por el librador.
  • El avalista: Es la persona que garantiza el pago del pagaré.

3.3 ¿Quédatos deben figurar en el pagaré?

En el pagaré se debe hacer constar:

  • La denominación de pagaré.
  • El vencimiento o la fecha en la que deberá abonarse.
  • El importe de la cantidad a abonar.
  • El lugar en el que debe efectuarse el pago.
  • El nombre de la persona a la que debe efectuarse el pago o a cuya orden se deba efectuar o tenedor.
  • El lugar y la fecha de libramiento.
  • La firma del deudor.

Si no se indica alguno de los requisitos anteriores, se entenderá que no estamos ante un pagaré válido salvo que la omisión se refiera al lugar de pago, en cuyo caso se entenderá como válido el que figure junto al librado, y si tampoco figura éste, el del lugar de emisión; si es el lugar de emisión el que no se indica en el cheque, entenderemos por tal el domicilio que figure junto al librador.

En el caso de que no se indique la fecha de vencimiento, se entenderá pagadero a la vista.

Al igual que en el caso de la letra de cambio, para que el pagaré tenga eficaciaejecutiva o pueda ejecutarse judicialmente, debe pasarse al cobro en tiempo hábil, siendo necesario levantar el protesto en los casos en los que, presentado al cobro, no se atienda el pago.

El plazo de interposición de la acción ejecutiva es, como en la letra de cambio, de 3 años y las acciones judiciales que pueden interponerse en el caso de impago serán las mismas que las establecidas en estos casos para la letra de cambio y el cheque tramitándose a través del correspondiente juicio cambiario.

Siempre resulta conveniente obtener el consejo de un abogado sobre la conveniencia o no de iniciar las correspondientes acciones legales así como de las particularidades que puede presentar el caso concreto.

http://iabogado.com/guia-legal/su-empresa/la-letra-de-cambio-el-cheque-y-el-pagare

Los requisitos de la letra de cambio

La definición más habitual de la letra de cambio es:

“Título de crédito formal y completo, que se constituye en un mandato de pago puro y simple que obliga a pagar a su vencimiento, en un lugar determinado, una cantidad cierta en dinero a la persona primeramente designada en el documento, o a la orden de ésta a otra persona distinta también designada en la letra”.

Tal y como se desprende de la definición, la letra es un documento formal (para su validez requiere una forma determinada), completo, literal (de su texto se entiende el derecho que incorpora), abstracto (es independiente del contrato y no se menciona el negocio jurídico por el que se emitió la letra), extendido por una persona llamada librador por la que manda pagar a otra llamada librado una suma de dinero en el lugar y tiempo convenidos a una tercera persona llamada tomador.

Las letras de cambio pueden ser avaladas y asimismo son transmisibles por medio del endoso.

Consecuentemente la letra tiene unas características básicas:

  • es un título formal que debe redactarse conforme a los requisitos exigidos en la LCCH
  • es un título valor ya que incorpora un derecho de crédito
  • es un título completo al señalar en el propio documento la amplitud del derecho que incorpora
  • contiene un mandato de pago que deberá ser puro y simple sin que puedan ponerse condiciones a ese pago
  • el pago debe efectuarse a la persona que figura en el propio título o a la orden de éste, a otra persona que también este designada en la letra
  • tiene una protección jurídica privilegiada cuando la letra está aceptada ya que el tenedor puede promover un juicio cambiario mucho más rápido que los juicios declarativos y que permite el embargo preventivo.

Personas que intervienen

En la letra básicamente intervienen tres personas:

  1. Librador. Es la persona que emita la letra y que debe firmar el documento
  2. Librado. Es la persona que debe pagar la letra. Debe identificarse en el título con nombre y domicilio. No es obligatoria su firma pero si la suscribe en el título pasa a ser librado/aceptante
  3. Tomador. Es la persona que recibe el documento del librador y a quien el librado debe pagar. Puede transmitir la letra por endoso a otro tenedor

Sin estos tres protagonistas no puede existir una letra de cambio, no obstante el art. 4 de la LCCH ha previsto la existencia de letras giradas a la orden del propio librador y al propio cargo.

En las letras giradas a la propia orden (a la orden del propio librador) las figuras del librador y el tomador coinciden en la misma persona. En esta clase de letras sólo existen dos protagonistas: el librado (deudor) y el librador (acreedor) que se queda con la letra para presentarla al cobro a su vencimiento. El librador emite una letra dándole al librado la orden de pagarle directamente a él.

En las letras contra el propio librador coinciden las figuras de librado y librador.

Asimismo en la letra pueden intervenir otras personas:

  1. Avalista. Es la persona que firma la letra garantizando su pago
  2. Endosante. Es la persona que transmite la letra a través del endoso
  3. Endosatario. Es la persona que recibe la letra a través del endoso
  4. Tenedor. Es la persona que posee la letra a través del endoso
  5. Último tenedor. Se denomina así a la última persona que presenta la letra al cobro ya que la posee después de una cadena de endosos sucesivos.

Requisitos formales

Para que la letra de cambio sea plenamente válida es necesario que se redacte de acuerdo a los requisitos formales exigidos en la LCCH, especialmente si se quiere recurrir a la acción cambiaria por vía judicial.

Los morosos avezados saben aprovechar los defectos formales de las letras para negar su pago a los acreedores poco experimentados.

El art. 1 de la LCCH enumera ocho requisitos formales de la declaración cambiaria original. Sin embargo no todos son absolutamente esenciales. La omisión de alguno de ellos puede suplirse con las normas que dicta el art. 2 LCCH.

Artículo 1. de la LCCH
La letra de cambio deberá contener:

1. La denominación de letra de cambio inserta en el texto mismo del título expresada en el idioma empleado para su redacción.
2. El mandato puro y simple de pagar una suma determinada en euros o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial.
3. El nombre de la persona que ha de pagar, denominada librado.
4. La indicación del vencimiento.
5. El lugar en que se ha de efectuar el pago.
6. El nombre de la persona a quien se ha de hacer el pago o a cuya orden se ha de efectuar.
7. La fecha y el lugar en que la letra se libra.
8. La firma del que emite la letra, denominado librador.

Artículo 2. de la LCCH

El documento que carezca de alguno de los requisitos que se indican en el artículo precedente no se considera letra de cambio, salvo en los casos comprendidos en los párrafos siguientes:

a. La letra de cambio cuyo vencimiento no este expresado se considerará pagadera a la vista.
b. A falta de indicación especial, el lugar designado junto al nombre del librado se considerará como el lugar del pago y, al mismo tiempo, como lugar del domicilio del librado.
c. La letra de cambio que no indique el lugar de su emisión se considerará librada en el lugar designado junto al nombre del librador.

Tendrán la consideración de cláusulas facultativas todas las menciones puestas en la letra distintas de las señaladas en el artículo precedente.

A continuación vamos comentar cada uno de los requisitos de la letra y determinar cuales son subsanables:

  • La denominación de “letra de cambio” inserta en el texto mismo del título expresada en el idioma empleado para su redacción. De esta forma el que suscribe una letra no puede tener duda alguna sobre el documento que firma. La referencia al idioma es importante dado que en el territorio español existen cuatro lenguas oficiales.
  • El mandato puro y simple de pagar una suma determinada en euros o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial.

Este requisito se conoce como la declaración cambiaria originaria y en virtud a la misma se incorpora al documento un derecho de crédito por el importe de la letra. Mediante la declaración fundamental nace la letra de cambio.

La cantidad de dinero se escribe en números y en letra. En caso de discordancia entre las dos cantidades, o sea entre la expresada en números y la expresada en letras, prevalecerá esta última. Si se escribiera, ya sea en número o en letra, dos cantidades diferentes, se considerará que el importe de la letra es el equivalente a la cantidad menor de las escritas.

Puede observarse que el mandato de pago incondicional pone de relieve el carácter abstracto del título, su independencia respecto al negocio causal. Toda condición puesta en la orden de pago hará nula la letra.

  • El nombre de la persona que ha de pagar, denominada librado. El dato del librado es imprescindible ya que es el obligado principal al pago. Se entiende que hay que indicar el nombre completo de la persona física o la denominación social de la persona jurídica. Se admite un nombre comercial si inequívocamente identifica a la persona jurídica.

Sin embargo el librado no se obliga realmente a pagar hasta que no acepta la letra, o sea hasta que no la firma en el “Acepto”.

La firma deberá ser autógrafa. Si el librado es persona jurídica se indicará su denominación social y bajo el nombre del librado figurará su domicilio completo. Un representante legal deberá firmar el acepto en nombre de la sociedad por lo que en la antefirma deberá constar la expresión “por poderes” o su abreviatura “p.p”.

  • La indicación del vencimiento. Esto es el día en el que vence la obligación de pagar y debe presentarse la letra al librado en la forma y lugar pactados para pedirle que cumpla con su obligación.

El vencimiento expresa la voluntad de conceder un crédito. Este plazo debe ser cierto, o sea claramente determinable.

El vencimiento ha de ser posible, de forma que si se fijara como fecha fija de vencimiento el 30 de febrero, éste no sería válido porque este día no existe. Otro vencimiento imposible sería el marcado en una fecha anterior al libramiento.

  • El lugar en que se ha de efectuar el pago. Es el domicilio al que se tiene que dirigir el tenedor para que se le pague la letra. Puede fijarse como lugar de pago el domicilio del librado o puede domiciliarse el pago en una entidad bancaria, lo que se conoce como letra domiciliada que es la opción más cómoda. En este caso el domiciliatario efectúa el pago de la letra por cuenta del librado y actuando como mandatario de éste. Si no se consigna el lugar de pago, la ley subsana la carencia entendiendo que el lugar de pago será el que figure junto al nombre del librado.

Pero si no figura ninguna dirección del librado bajo su nombre la letra sufre un defecto esencial que supone su nulidad.

  • El nombre de la persona a quien se ha de hacer el pago o a cuya orden se ha de efectuar. También se le llama primer tenedor. Puede ser persona física o jurídica y es quien recibe la letra del librador. Debe consignarse el nombre completo o denominación social. La ley no admite la validez de la mención “al portador” pero si permite que la letra sea girada “a la orden del propio librador”.

La ley y la jurisprudencia no son partidarios de admitir giros en blanco, por lo que la letra girada con el nombre del tomador en blanco no es válida. Lo más habitual es indicar como tomador el nombre de la entidad financiera a la que se remese el efecto.

  • La fecha y el lugar en que la letra se libra. Hay que indicar el día en que se celebra el negocio cambiario y lugar del libramiento. La fecha es un requisito esencial para determinar el vencimiento de las letras giradas a un plazo desde la fecha y para computar el plazo en que han de ser presentadas a la aceptación las letras giradas a un plazo desde la vista o presentadas al pago las letras giradas a la vista. Además es vital para calcular el timbre a pagar por el ITPAJD.

Asimismo desde el punto de vista jurídico es un dato fundamental para determinar situaciones personales que pueden influir en la capacidad del librador para librar la letra, como por ejemplo la validez o caducidad de unos poderes.

Respecto al plazo de presentación de las letras a un plazo desde la vista el art. 27 LCCH señala que: ” Las letras de cambio a un plazo desde la vista deberán presentarse a la aceptación en el término de un año a partir de su fecha. El librador podrá acortar este último plazo o fijar uno más largo. Estos plazos podrán ser acortados por los endosantes”.

Con referencia a las letras pagaderas a la vista es importante tener en cuenta lo señalado por el art. 39 LCCH: “La letra de cambio a la vista será pagadera a su presentación”. Deberá presentarse al pago dentro del año siguiente a su fecha. El librador podrá acortar este plazo o fijar uno más largo. Estos plazos podrán ser acortados por los endosantes. El librador podrá disponer que una letra de cambio pagadera a la vista no se presente al pago antes de una determinada fecha. En este caso, el plazo para la presentación se contará desde dicha fecha.

La indicación del lugar de libramiento es decisiva para determinar la ley nacional aplicable a la letra y cuál es la jurisdicción competente. En este apartado basta con escribir la localidad y la provincia donde se libra la letra. No obstante el art. 2 subsana este defecto señalando que se considerará lugar de emisión el que figure junta al nombre del librador. Si no hubiera indicación de lugar junto al librador, la letra será incompleta con las consecuencias jurídicas de no servir como título en un juicio cambiario.

  • La firma del que emite la letra, denominado librador. La firma debe ser de puño y letra ya que no valen las firmas estampilladas o impresas ni la huella digital. Se debe firmar abajo a la derecha, en el impreso oficial está indicado: firma, nombre y domicilio del librador aunque la LCCH sólo exige la firma del mismo.

El modelo oficial subsana pues esta carencia de la LCCH; ahora bien si no aparecen ni el nombre ni el domicilio del librador la letra seguirá siendo válida; basta la firma suficientemente legible cuando no concurra otro dato que permita conocer al librador.

El librador como primer firmante del título asume incondicionalmente la obligación de garantizar el pago frente a cualquier tenedor y será el primer obligado si el librado no firma el acepto. El librador deberá tener capacidad para obligarse cambiariamente o tener los poderes de representación suficientes.

En los administradores generales se presupone ese poder, pero para otros apoderados es recomendable solicitar una copia del poder (lo mismo para el caso de librados cuando sean personas jurídicas). En caso de sociedades se debe identificar al representado con la razón social, seguida de la firma del apoderado, y en la antefirma la consignación de la siglas “p.p.”.

http://perebrachfield.com/blog/instrumentos-de-cobro/los-requisitos-de-la-letra-de-cambio/


La letra de cambio tiene un carácter obligatorio por el mero hecho de su firma sin que las partes puedan alterar aquello que el ordenamiento jurídico determina sobre el objeto de las obligaciones del  aceptante, del librador, del endosante o del avalista. Las obligaciones que se derivan de la letra de cambio vienen fijadas por el ordenamiento jurídico, determinando cual es su contenido, pero no tienen carácter legal, sino que surgen de la voluntad y acuerdo de los firmantes.

En cuanto a su finalidad económica, la letra de cambio es un título valor de carácter privado, jurídico obligacional, principal, aislado y a la orden. Podemos decir que su objetivo fundamentalmente económico se puede decir que la letra es un modo de pago numerario, en moneda nacional o extranjera. Es una forma de concesión de crédito, con un tipo de garantía determinado.

NOVEDADES: La Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, deroga con efectos a partir del 23/07/2015, los artículos 84 a 87 de la Ley cambiaria y del cheque.

 

La letra de cambio es un título-valor, formal y completo, por el que una persona llamada librador manda a otra denominada librado que pague en el lugar y momento que se le señalan, una determinada suma de dinero a la persona que se designa en el documento (llamada tenedor) o a la que este ordene. Por tanto debemos decir que la letra como título-valor está impregnada por dos características típicas  de los títulos que es la literalidad y la legitimación por la posesión. Como título-valor tiene una serie de rasgos:

  1. Carácter formal. Tiene que extenderse en papel dictaminado por el legislador y además debe reunir los requisitos establecidos en la Ley Cambiaria y del Cheque.
  2. Es un título completo y sustantivo por sí mismo, sin que pueda hacer alusión a ningún otro soporte documental que pueda mutarlo.
  3. Contiene un derecho abstracto, independientemente del acuerdo que le es de origen.
  4. No puede estar sometida a condición o contraprestación, al contrario la obligación no tendría efectos jurídicos, quedando inválida la obligación.
  5. La letra de cambio es vinculante de forma solidaria a todos los que la firman, salvo que en el momento de hacerlo no asuman obligaciones.
  6. Las obligaciones derivadas del documento cambial son inexorables, desde el punto de vista del derecho material como del derecho formal. Desde el punto de vista material, el librador, aceptante, endosante y avalista, asumen de manera solidaria la garantía al firmar la letra de cambio, cuyas forman para no pagarlas son mínimas.

Desde el punto de vista formal, la controversia para exigir el cumplimiento de las obligaciones, se sustancia por un procedimiento ejecutivo especial o juicio cambiario, que es un proceso abreviado, en el que la posibilidad de  defenderse, para no pagar o cumplir con la obligación, queda muy reducida para el deudor.

Para asumir eficazmente una obligación cambiaria se requiere capacidad jurídica, el Art. 2 ,Código de Comercio y Art. 50 ,Código de Comercio nos remiten al Código Civil, en el que no se contemplan normas específicas de capacidad para crear una letra de cambio. Por tanto serán capaces los mayores de edad que no estén incapacitados. Los incapaces deben ser representados por quienes ejerzan la patria potestad o por sus tutores. Las manifestaciones de voluntad en la letra de cambio son formalistas, por lo que tiene que plasmarse de acuerdo como dice la Ley y escribirse en el lugar reservado al efecto, para la firma de cada obligado en el propio documento.

La declaración de voluntad emana de lo dispuesto en la Ley no del acuerdo de las partes. No cabe por tanto el error, es decir, la ignorancia de la Ley no excusa de su cumplimiento, tampoco cabe la simulación ni el fácil alegar dolo en el ámbito de una declaración cambiaria. Pero debemos decir que aunque existan estos vicios en el consentimiento de los obligados cambiarios, como falta de capacidad, firma falsa o cualquier otro, la letra no queda como ineficaz, las obligaciones derivadas de la letra de cambio son independientes para las partes, Art. 8 ,Ley Cambiaria y del Cheque.

Todas las declaraciones cambiarias pueden hacerse por medio de representante y necesaria su intervención en los casos en que el firmante es un menor o incapaz o sea una persona jurídica. Para ser representante en una letra de cambio es necesario hallarse autorizado para ello, con poder de quien en cuya representación se firma en la letra. Si se obra por mandato se ha de manifestar tal hecho en la antefirma. Tanto los tomadores como los tenedores pueden exigir a los firmantes la muestra del poder en dónde se plasma tal representación.

En cuanto a los administradores de las personas jurídicas pueden obligar cambiariamente a quienes representan, Art. 9 ,Ley Cambiaria y del Chequea. Como la letra de cambio se caracteriza por su literalidad, es necesario expresar en la letra de cambio que se firma en representación de otra persona, si este no se hace así, el tenedor de la letra puede exigir responsabilidades personales al que firma la letra. Si el representante se excede  en sus prerrogativas, respondería este por los excesos y el representado quedaría obligado por el límite de la cantidad comprendida en el documento de representación.

En cuanto al objeto de la letra de cambio debemos decir que tiene que contener el mandato de pagar una suma de dinero en euros o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial. Las letras giradas por algo distinto que no sean euros o divisas convertibles no llevarían a su exigencia, por tanto serían inválidas, sin efecto frente a terceros. Por tanto el tenedor debe acreditar el hecho de la convertibilidad de las divisas  admitidas a cotización en el mercado español el día en que se giró el documento.

La cantidad en euros por la que se gira la letra debe estar perfectamente determinada, expresando la moneda en que se gira la letra de cambio, Art. 47 ,Ley Cambiaria y del Cheque, de lo contrario sería nulo y carecería de acción ejecutiva. Pero para que alguien constituya letra de cambio y de a otro un mandato de pago a favor de tercero tiene que haber una relación jurídica con este último, es decir, una relación jurídica entre librador y el tomador de la letra de cambio, se llama a esta relación pacto de emisión de la letra de cambio. También existe una tercera relación necesaria para su circulación que es el pacto de entrega de la letra de cambio.

La causa de la letra es la que hace referencia a las dos primeras relaciones jurídicas, refiriéndonos por tanto al pacto fundamental o al pacto de emisión causal. Distinguimos en la letra de cambio, la causa de la letra como documento, que es el motivo por el que esta se firma y por otro lado la causa de la obligación individual asumida por cada firmante que es requisito sine qua non para la validez de la letra. En el ámbito cambiario la causa que tiene validez es la obligación individual asumida por cada firmante y no la causa de la cambial en sí misma.

https://www.iberley.es/temas/letra-cambio-43511

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: